Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

EL TINTEADERO: LAS COSAS DE LA POLÍTICA EN CASANARE…

Ayúdanos a compartir la noticia

Por PATRICIA PINO CÁSSERES – Periodista

Recorro las calles de Yopal y por diferentes cafeterías, tiendas de barrio, restaurantes y el tema los candidatos, conversación acompañada de una buena taza de café.

En ocasiones saludo va, saludo viene y si voy de paso, un giño de ojo, una despedida amable y la sonrisa que nunca puede faltar.

En el llano se acostumbra a tomar café cerrero, otros lo piden ni muy oscuro ni muy clarito, con azúcar, sin azúcar, pero lo mejor es la compañía.

Yo soy de las que observo, analizo, escucho, callo y en ocasiones opino, si el sorbo del «tintico», lo amerita.

No importa, si el tinto es mañanero, al mediodía, en la tarde o en la noche, lo delicioso es tratar de arreglar lo que en días, meses y hasta años nuestros dirigentes, no han podido solucionar.

Dentro de los candidatos se habla de los que reaparecen, los que menos posibilidades tienen, los más opcionados, el más cuestionado, la cantidad de inscritos, los que no alcanzaron una curul, en fin, de todo pasa en estas épocas electorales.

Sí señores todo un derroche político; ¿qué quién hace alianza con quién?, ¿quién es el más fuerte?, ¿quién sirve para este cargo?, ¿quién está perdiendo su tiempo? ¡y!… ¿este porqué es que este es famoso?, ¿por qué fulano, porque zutano?, ¿será qué si es capaz?, que si lo uno, que si lo otro, y entre tinto y tinto, entre charla y charla las especulaciones, algunas mal intencionadas, otras no tanto, se van empezando a visualizar en el panorama político.

Algunos saben cómo se mueve la cosa política y el pueblo por estas épocas se dejan llevar por comentarios de corridillo, pero lo que más sorprende es que muchos de los candidatos dejan sus labores cotidianas, para lanzarse al ruedo político, con el riesgo de quedarse sin silla o tener el privilegio de tener una giratoria o estática, pero lo importante es tenerla.

Los que son candidatos algunos aparecen después de mucho tiempo, el común denominador de la sociedad, se pregunta; ¿cuál es su intención?, porque poco convencen ser líderes de lo que, en años anteriores no lograron. -Y mientras pruebo mi café casanareño, sigo con la narrativa…

Al parecer es muy fácil llegar a ser candidato, es como; “si se soplara y se hicieran botellas”, pero para aquel; que la tenga clara, sería la oportunidad de continuar sacando su pueblo adelante.

Puede sonar desagradable, pero en un territorio tan machista, las mujeres en cualquiera de sus posiciones, ha logrado ser protagonista de lo que nosotras somos ahora, fuertes, aguerridas y decididas mujeres llaneras, quienes hemos recibido aplausos y reconocimientos de quienes menos no lo imaginábamos, logramos sentirnos orgullosas de los logros alcanzados, sea cual sea el ámbito profesional, empresarial y personal.

Yopal, Orocué, Villanueva, en cualquier rinconcito de nuestro departamento, un candidato siembra las esperanzas de ser elegido, pero no es solo cultivar, es saber hacerlo, para poder recoger, como quien cultiva su trayectoria en tierras llaneras y deja que sus hijos recojan lo que han sembrado.

En cada reunión o encuentro, se invita hacer parte de la campaña del uno, del otro, de un desconocido, de un conocido, se invita al que en un par de ocasiones se le ha saludado o se le conoce de paso, pero es bueno “mirar los toros desde la barrera”, para saber por quién se debe votar, porque las cartas a penas se colocan en la mesa, pero nada está escrito.

Cada campaña tiene sus pros y sus contras, tiene propuestas buenas y otras no tan buenas, tiene gente competente, otras apenas se van conformando o las restantes se arman por el camino y no se les divisa un buen panorama.

Las promesas van y vienen, errores de entrada pueden marcar su destino, aquí nada es seguro, unos creen que ya ganaron, otros creen que la competencia está fácil,

“No subestime ni a su peor enemigo, porque lo que crea que es fácil, le pueda ser lo más complicado”, tampoco crea que tener “padrinos”, asegura su liderazgo, recuerde que es mejor tener a Dios de su lado, que a un hombre que le da la mano y con la otra ya le está cobrando, tampoco crea que el que vocifera tener poder, va  a la fija, puede resultar que esté de entrada por salida.

Este recorrido me fue gustando, cada sorbo de café me lo tome con gusto, mientras mi relato les dejo un sabor agridulce, pero creo que más  dulce que agrio y mientras unos se pintan de un partido, otros con sus comentarios siembran incertidumbre, pero si usted es inteligente y sabe pensar con mesura, analiza lo que he escrito, no se deje embolatar, que la quemadita no lo coja sin la cremita en la mano.

¡Otro tintico, por favor!

PUBLICIDAD

ENVÍANOS TUS INQUIETUDES, TU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE

CONTENIDO RELACIONADO